SOMOS DISEÑO
Desde que comenzamos a usar el ratán en nuestro origen a la incorporación de nuevos materiales, nuestra trayectoria corre paralela al diseño. A la apuesta por diseñadores profesionales, nacionales e internacionales, y maestros artesanos que han imaginado nuevos productos capaces de aunar belleza, elegancia, lujo e innovación.
Visión Global, Marca Global
POINT nace del empuje de cuatro generaciones que llevan casi 100 años dibujando una historia trenzada a mano. En cada hilo, en cada nudo, en cada recodo de sus formas se pueden leer, como prismas de su tiempo, la evolución del mobiliario de diseño de exterior. 100 años de historia creando una marca global presente en más de 70 países.
Nuestros inicios
La centenaria historia de POINT nace de la mezcla de la pasión por el diseño, de una visión innovadora e internacional y de la búsqueda constante de la excelencia en la calidad.

En su taller fundado en 1920 en Gata de Gorgos (Alicante), José Pons Pedro inició un proyecto ilusionante en el que aplicaba su pasión y sus conocimientos de tejido de mimbre aprendidos en Argentina. Un trabajo artesano de mirada internacional que se convirtió, día a día, en una filosofía de vida, en la raíz de POINT.

Desde sus inicios, POINT se ha distinguido por el diseño como seña de identidad y como motor de crecimiento. Con la incorporación de la segunda generación familiar a la empresa también se unieron los conocimientos técnicos de los maestros artesanos tejedores de fibra de ratán a mano.
PRESENCIA GLOBAL
La visión de Juan Bautista Pons, hijo del fundador, transformó en los años 50 a una empresa que se internacionalizó estratégicamente, no sólo exportando sus productos sino fundando una planta de montaje propia en Estados Unidos, para estar más cerca del mercado.

Los 70 estuvieron marcados por la creatividad del diseñador y artista Gabriel Pons, que refinó y modernizó la fabricación de los muebles de ratán de POINT y se convirtió en un referente del diseño valenciano de esa década.

La innovación estética y funcional permitió a POINT consolidarse en los mercados internacionales a los que ya habían accedido sus productos. De la mano del diseño, sus productos dieron un salto cualitativo, adoptando un enfoque más abierto e innovando en cuanto a colores y tapicerías y a la fusión con otros materiales.

Los años 80 marcaron un punto y aparte en la trayectoria de la compañía. Las restricciones impuestas por países del sudeste asiático a la exportación de materias primas, en concreto, del ratán, en favor de productos elaborados, obligó a la empresa a reinventar su proceso productivo.

La fabricación de sus productos se implantó entonces en Vietnam, un mercado que les abrió de par en par las puertas de Asia, auspiciada por la visión global y de futuro de la cuarta generación de la familia Pons.

El diseño y la internacionalización marcan también los años más recientes de esta historia, con cerca de 1.000 proyectos en unos setenta países y delegaciones propias en Europa, Estados Unidos, Asia y Oriente Medio.
Diseño Innovador
Desde el punto de vista del diseño, POINT ha sabido crear lazos de colaboración con una extensa lista de diseñadores que han contribuido su talento y sus ideas al catálogo de la empresa. 

Pepe Arcos, Lluís Vidal, Alfonso Gallego, Gabriel Teixidó, Juan Santos, Joaquín Homs, Ximo Roca y José Manuel Ferrero de Studi(H)ac, Esther Campos, Francesc Rifé y Vicent Martínez son algunos de los nombres propios de una larga lista de diseñadores que, codo con codo con la gran familia que es POINT, han definido el pasado, el presente y el futuro de una marca pionera y comprometida.

Una historia de innovación que han escrito gracias a la confianza en diseñadores externos, en el gran conocimiento de las materias primas, sus posibilidades y capacidades de evolucionar. Por la creación de nuevos materiales capaces de aportar nuevas soluciones, resistir el paso del tiempo y las inclemencias meteorológicas. Productos acordes a las nuevas necesidades, a las tendencias, a las modas y usos en un mundo en el que disfrutar en el exterior sigue siendo una constante que nos aporta bienestar y felicidad.